Regulación financiera y fintech

Precio especial 35,01 € Precio habitual 36,85 €
Disponible (en stock)
ISBN
9788413094755
Nombre del producto:
Regulación financiera y fintech
Fecha de edición:
27 sept. 2019
Número de Edición:
1
Autor:
Ribón Seisdedos, Eugenio / Tapia Hermida, Alberto Javier / Cuena Casas, Matilde / Rodríguez, José Luis / Zunzunegui Pastor, Fernando / Sola Fernández, Francisco / Bijkerk, Werner
Idioma:
Español
Formato:
Libro+e-Book
Páginas:
264
Lugar de edición:
PAMPLONA
Colección:
ARANZADI DERECHO MERCANTIL 1135
Encuadernación:
Rústica

Presentación.

Tras diez años de crisis se hace necesario actualizar la regulación financiera. Dos fenómenos han transformado la actividad bancaria, la pérdida de reputación como consecuencia de las malas prácticas desveladas por la crisis, de un lado, y la innovación tecnológica, de otro. En respuesta a estos fenómenos se intensifican las normas de solvencia y de conducta de la banca tradicional y se abre el sector a la competencia de las empresas Fintech. Se mantienen los objetivos de la regulación financiera. Se trata de lograr un sistema eficiente, transparente y protector del ahorrador. Pero los nuevos hechos exigen un nuevo derecho.

Con el fin de analizar la respuesta normativa a estos fenómenos se celebró en el primer semestre de 2019 en el Centro de Estudios del Colegio de Abogados de Madrid un curso de especialización sobre Regulación Financiera y Fintech. Como fruto del curso se recoge en el presente volumen la elaboración doctrinal de las principales ponencias.

En el primer capítulo, Werner Bijkerk nos da una lección magistral sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la regulación y supervisión de los mercados financieros. Su experiencia como jefe de investigación de IOSCO, le permite vislumbrar los contornos de la regulación financiera en un mundo globalizado con actividades desagregadas adaptadas al perfil de cada cliente. Describe con claridad los beneficios y retos de las tecnofinanzas y las diversas respuestas regulatorias que está generando. Pero para ser efectivas las diversas actuaciones deben coordinarse. Bijkerk se pone en la cabeza del supervisor y en su ingrata labor de limitar las iniciativas empresariales para dar seguridad al tráfico. Se trata de lograr un difícil equilibrio entre innovación y seguridad. Si la labor del supervisor sale bien no hay premio, se considera que es el resultado de la evolución del mercado, pero si sale mal siempre hay reproche.

A su vez, José Luis Rodríguez López, Jefe de Área en la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), trata de Fintech desde la perspectiva de la promoción de la competencia. Frente a la neutralidad de los supervisores financieros, las autoridades de la competencia son más proactivas. Con este enfoque, Fintech es una oportunidad que ha sido objeto de análisis por la CNMC. Genera tensión competitiva, aporta nuevas técnicas a la supervisión, facilita el cumplimiento normativo y fomenta la inclusión financiera. Pero también puede suponer una amenaza a la competencia. El poder de mercado de las plataformas debe ser controlado. Hay que encontrar un “trade-off entre estabilidad y competencia”. Ha llegado la hora de actuar para defender la competencia en estrecha coordinación con las autoridades financieras y de protección de datos.

La vanguardia de la regulación de las tecnofinanzas abierta a la competencia la representa «Open Banking», al que se dedica el tercer capítulo. El sistema de banca abierta, de origen anglosajón y desarrollado con detalle en la Unión Europea, obliga a los bancos a compartir con terceros los datos de sus clientes. Combina la seguridad bancaria con nuevos servicios de pagos basados en las nuevas tecnologías. Crea el germen para regular Fintech de forma sencilla y abierta. Nace un modelo de finanzas conducidas por la tecnología.

Por otro lado, la crisis ha supuesto un recorte del crédito bancario a las empresas, en particular a las de menor tamaño. Fintech surge como una alternativa a la financiación bancaria. En este contexto, Matilde Cuena Casas, catedrática de derecho civil, estudia y propone soluciones para una concesión responsable de crédito. Ámbito en el que la financiación participativa tiene un enorme potencial, con ventajas e inconvenientes. Hay que evitar el riesgo sistémico de combinar banca tradicional con las nuevas plataformas. Para evitar este problema, Cuena propone aplicar la normativa sectorial y prudencial a los préstamos que conceden las entidades financieras través de plataformas de financiación participativa. También propone que las plataformas puedan acceder a ficheros de solvencia patrimonial y se pregunta por las razones de mantener una banca cerrada a compartir los datos positivos del historial crediticio de sus clientes, tema en el que Cuena es pionera.

Tras esta parte dedicada a Fintech, se abordan en esta obra tres ámbitos en continua evolución, los servicios de inversión, la distribución de seguros y la protección del consumidor financiero. Alberto Tapia, catedrático de derecho mercantil, analiza la más reciente jurisprudencia sobre asesoramiento y gestión de carteras. Son servicios fiduciarios necesitados de una clarificación doctrinal. Las prácticas de mercado ofreciendo híbridos como la «gestión asesorada» no facilitan el deslinde de estas actividades. Por esta razón, el análisis del maestro Tapia es de lectura imprescindible. Comenta e ilustra la rica jurisprudencia lo que nos permite entender mejor la naturaleza de estos servicios.

La importancia del Derecho comunitario en la regulación financiero se refleja en el capitulo que Francisco Sola, inspector jefe en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, dedica a la distribución de seguros. Una materia que ha sido regulada con tanto detalle que siempre encontramos criterios aplicables a los distintos casos que se dan en la práctica. Exceso de regulación que traslada a las entidades una elevada carga de cumplimiento normativo. Con la precisión de un cirujano, Sola analiza la normativa europea de distribución de seguros y el impacto que supone para el sector con lúcidas propuestas para su simplificación.

El último capítulo se dedica a la protección del consumidor financiero. Eugenio Ribón, presidente de la Asociación Española de Derecho del Consumo, delimita la figura y justifica su protección. Se muestra partidario de presumir la condición de consumidor, cuestión crucial pues solo quien tenga esa condición puede invocar con éxito la normativa privilegiada. La contribución de Ribón es fiel reflejo del importante desarrollo del Derecho del consumo como consecuencia de los contenciosos bancarios que de algún modo ha venido desplazando a la regulación financiera.

Un buen elenco de trabajos para entender las cuestiones fundamentales que afectan a las finanzas y que determinan su regulación. En suma, una obra de gran utilidad para entender cómo se regulan las principales actividades financieras y que pautas se están siguiendo para su adaptación a las tecnofinanzas. El resultado es esperanzador. Los nuevos operadores abren el mercado a la competencia y ofrecen en colaboración con la banca servicios cada más adaptados a las necesidades de los clientes.

  • Presentación
  • Capítulo 1. El impacto de la tecnología al mercado financiero y sus desafíos regulatorios (WERNER BIJKERK)
  • Capítulo 2. Fintech desde la perspectiva de la promoción de la competencia (JOSE LUIS RODRÍGUEZ)
  • Capítulo 3. Open Banking (FERNANDO ZUNZUNEGUI)
  • Capítulo 4. Fintech y crédito responsable: Big Data y credit scoring (MATILDE CUENA CASAS)
  • Capítulo 5. Asesoramiento y gestión discrecional de carteras (ALBERTO J. TAPIA HERMIDA)
  • Capítulo 6. Distribución de seguros. Novedades e implicaciones de IDD (FRANCISCO SOLA)
  • Capítulo 7. Derecho bancario y protección del consumidor (EUGENIO RIBÓN) 

    Capítulo 1

    El impacto de la tecnología al mercado financiero y sus desafíos regulatorios*)

    WERNER BIJKERK

    Fundador y Socio de Simplexxis. Anteriormente Head of Research Department en IOSCO

    Sumario:

    • I.Etapas de la tecnología financiera
    • II.DesagregaciónIII.Cambio de estructuras de mercado, beneficios y desafíos.
      • 1.Desagregación horizontal
        • 1.1.Invertir - inversiones
        • 1.2.Préstamos
        • 1.3.Recaudación de capital
        • 1.4.Servicios de pago
        • 1.5.Cripto-activos
      • 2.Desagregación vertical
        • 2.1.Servicios de "compliance"
        • 2.2.Protección cibernética
        • 2.3.Acciones corporativas
        • 2.4.Otro
    • IV.Lograr el equilibrio regulatorio correcto y los desafíos globales
    • V.Conclusión

    La tecnología sigue siendo cada vez más poderosa. Esta tendencia sigue la ley de Moore, de Gordon Moore, cofundador de Fairchild Semiconductor e Intel, quien predijo en 1965 que la potencia de los ordenadores se duplicaría cada dos años. La tendencia ha continuado hasta el día de hoy y el poder de la computadora que estaba disponible hace unas pocas décadas solo para algunas instituciones importantes en procesadores de tamaño inmensa ahora está disponible para todo el mundo en dispositivos móviles baratos.

    La tecnología impacta profundamente nuestra vida diaria. Richard y Daniel Susskind caracterizan sus efectos de la siguiente manera:1) “Nuestras vidas personales y laborales continuarán siendo supervisadas por la tecnología, incluyendo un poder de procesamiento aún más grande; inteligencia artificial que puede discernir patrones, identificar tendencias y hacer predicciones precisas una vez reservadas a los humanos; una nube que ofrece una capacidad de almacenamiento de coste bajo, aparentemente ilimitada; comunicaciones rápidas a la velocidad de la luz; miniaturización cada vez mayor; y la rápida disminución en el costo de los componentes."

    En los últimos años, la innovación tecnológica también ha penetrado profundamente en los mercados financieros. Está produciendo cambios notables en la estructura y el funcionamiento del sector. Al mismo tiempo, plantea nuevos y profundos desafíos y ofrece oportunidades para la regulación y supervisión financiera. Este capítulo analiza la tendencia de la innovación tecnológica y su impacto en la regulación y supervisión.

    I. ETAPAS DE LA TECNOLOGÍA FINANCIERA

    La innovación tecnológica en los mercados financieros no es nueva. De hecho, tiene una tradición que se remonta a más de 150 años en el período de la revolución industrial. Fue en 1866 cuando se instaló el primer cable de teléfono transatlántico entre Londres y Nueva York, lo que permitió a los operadores de valores en las bolsas de ambos lados del océano comerciar instantáneamente con las noticias financieras de cualquiera de los centros financieros.

    La historia de la tecnología financiera ha sido investigada extensamente por Arner, Barberis y Buckley.2) Distinguen cuatro fases o etapas en el desarrollo de la tecnología en los mercados financieros (consulte la Tabla X a continuación). La primera etapa que distinguen Arner et al. es la etapa de desarrollo de infraestructura, que comienza con el cable transatlántico y se expande hasta el desarrollo de una red global de telefonía y télex que conecta a las principales instituciones financieras del mundo y facilita la globalización de los servicios financieros. Fintech Etapa 1.0 estuvo en funcionamiento desde 1866 hasta 1967.

    Etapa

    Fintech 1.0

    1866-1967

    Fintech 2.0

    1968-2008

    Fintech 3.0

    2008-hoy

    Fintech 3.5

    2008-hoy

    Geografia

    Mundo desarrollado

    Global

    Mundo desarrollado

    Mundo en desarrollo

    Jugadores clave

    Infraestructura

    Bancos, Brokers y Operadores de Mercados de Valores

    Startups y Bigtech

    Startups y Bigtech

    Origen de cambio

    Globalización

    Tecnología

    Crisis financiera

    Estructura de mercado

    Fuente: elaboración del autor, basado en Arner et al.

    Fintech Etapa 2.0 comenzó en 1968 con la introducción del primer cajero automático. Arner et al. llaman a esta etapa la digitalización y globalización de las finanzas. Además de la creación del cajero automático, destacan el lanzamiento de sistemas de compensación interbancarios en los Estados Unidos y el Reino Unido, y en la Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT en sus iniciales en inglés). Además, en el área de negociación de valores, se estableció la bolsa de valores electrónica NASDAQ (1971), mientras que Michael Bloomberg inició Innovation Market Solutions (más tarde Bloomberg) que digitalizó la provisión de información. En ambas áreas, la digitalización se desarrolló aún más gracias a la disponibilidad de tecnología.

    Los conductores principales de Fintech 2.0 son bancos, según Arner et al. Este hallazgo es algo discutible, ya que las bolsas de valores hicieron un cambio al menos igualmente impresionante de la negociación física a la negociación automatizada, basada en algoritmos, de manera totalmente digital y sin papel. Por lo tanto, nuestra conclusión es que la Etapa 2.0 está impulsada igualmente por los bancos y las empresas de valores (como las bolsas y los corredores).

    Fintech Etapa 3.0 y 3.5 se iniciaron en 2008, impulsado, según Arner et al., por la crisis financiera en el mundo desarrollado que paralizó a las empresas predominantes y abrió el mercado para los recién llegados, como las startups y Bigtechs (Etapa 3.0). Bigtechs son compañías de tecnología, como Amazon, Apple, Facebook y Google de los Estados Unidos y Alibaba y Tencent de China, que proporcionan todo tipo de servicios, incluidos servicios financieros basados en sus bases de datos masivas. También se les llama TechFins. El primer estudio regulador mundial sobre el crowdfunding, publicado en 2014 en IOSCO, concluyó que la crisis de 2008 también marcó el surgimiento de este segmento de mercado.3)

    En la misma fecha, Fintech 3.5 comenzó una nueva era en los mercados emergentes. No obstaculizado por el predominio en el mercado de las firmas financieras ya existentes y poderosas, las nuevas empresas y Bigtechs utilizan los avances de una tecnología cada vez más asequible y mejor dotada para ingresar a estos nuevos mercados desatendidos. Estas empresas se reúnen con una población joven y entusiasta equipada con dispositivos móviles, una clase media en rápido crecimiento, sistemas financieros existentes ineficientes, una regulación menos estricta y una población que busca conveniencia.4)

     


    *

    Este texto es una versión traducida y elaborada del libro de Werner Bijkerk, The Foundations of Financial Regulation, Simplexxis, Madrid 2019

    1

    Richard and Daniel Susskind, The Future of the Professions, Oxford University Press, 2015.

    2

    D. Arner, J. Barberis and R. Buckley, “The Evolution of Fintech: A New Post-Crisis Paradigm?”, University of Hong Kong Faculty of Law Research Paper No. 2015/047 and University of New South Wales Law Research Series 62.

    3

    E. Kirby and S. Worner, “Crowd-funding: an Infant Industry Growing Fast”, IOSCO Research Department Staff Working Paper, 2014.  

    II. DESAGREGACIÓN

    La innovación tecnológica en los mercados financieros permite que todo tipo de empresas financieras no tradicionales compitan con las instituciones predominantes en diferentes aspectos de sus negocios. El poder de computación cada vez más barato y más rápido conduce a plataformas digitales, inteligencia artificial y Big Data, que son las claves para lograr esta competencia o, en algunos casos, para la interrupción. Esta tendencia está dando lugar a una tendencia de desagregación y un cambio profundo en la estructura del mercado financiero.

    La desagregación se puede dividir en dos tendencias diferentes: vertical y horizontal. La desagregación horizontal del mercado es la tendencia a la desintermediación de los servicios y productos financieros: los usuarios finales cada vez más adquieren acceso directo a productos y servicios financieros sin la intermediación de, por ejemplo, un banco. La desagregación vertical es la tendencia a separar las operaciones comerciales de las empresas financieras: por ejemplo, las operaciones administrativas en muchos casos se están desvinculando de los procesos operativos de las empresas, y se derivan a terceros especializados. La Figura X a continuación resume gráficamente las tendencias de separación generadas por la innovación financiera.

    Figura X. Desagregación de mercados financieros

    Fuente: Werner Bijkerk, The Foundations of Financial Regulation

    1. DESAGREGACIÓN HORIZONTAL

    La desagregación horizontal es una tendencia de especialización y desintermediación en la que las startups tecnológicas financieras, las scale-ups y Bigtech están utilizando la tecnología para desarrollar nuevos productos y servicios o para entregar los productos y servicios existentes que tradicionalmente proporcionan las instituciones establecidas de manera más económica y eficiente. En casi todos los segmentos de los mercados financieros, estas firmas ofrecen plataformas e instrumentos digitales donde los consumidores y las firmas financieras pueden contratar entre sí directamente. A continuación, describimos las novedades más destacadas:

    1.1. Invertir - inversiones

    Donde una vez se restringió el asesoramiento personalizado a inversionistas de alto patrimonio, algoritmos potentes e inteligencia artificial han extendido su disponibilidad a inversores minoristas. Ahora, los asesores robóticos pueden hacerles a los inversores una serie de preguntas personalizadas sobre sus preferencias de inversión, ingresos, deudas y objetivos personales, y alimentar la información en un algoritmo que luego produce opciones de inversión para el inversor minorista.5) En cierto sentido, la banca privada se ha democratizado a través de asesoramiento robótico.

    Las nuevas plataformas digitales ofrecen a los inversores opciones radicalmente más asequibles para inversiones diversificadas y temáticas. Plataformas como Motif ofrecen inversiones en conjuntos de acciones, seleccionadas con un poderoso algoritmo e inteligencia artificial. Estos conjuntos de acciones funcionan como fondos quasi -mutuos y ETF, para su uso como inversiones diversificadas y temáticas. Sin embargo, estas nuevas plataformas funcionan sin los costos de administración y otros costos de los fondos mutuos y los ETF. Los nuevos quasi -fondos no solo ofrecen una imitación barata, sino que también crean la posibilidad de producir en masa inversiones personalizadas.

    Las nuevas plataformas digitales ofrecen un espectro de inversión cada vez mayor para todos. Las plataformas de crowdfunding, por ejemplo, ofrecen acceso a inversiones en startups y scale-ups, algo que anteriormente solo era accesible para inversores profesionales. Las plataformas también permiten el contacto directo de los inversores con los empresarios y la valoración temprana de las ideas de inversión.6) Además, las plataformas digitales ofrecen nuevas oportunidades de inversión en nuevos instrumentos, como los cripto -activos. Estos nuevos activos también se pueden obtener a través de instrumentos tradicionales, como fondos mutuos que invierten en esos activos y futuros basados en ellos.

     


    5

    Para una descripción más detallado de asesoramiento robótico y el Impacto regulatorio, véase IOSCO, Fintech Research Report, March 2017.

    6

    Para una descripción más detallada de crowdfunding, véase Kirby and Worner, op.cit. 2014; IOSCO, op.cit. 2017 y W. Bijkerk y R. Palomo, “La Financiación Participativa o Crowdfunding: ¿Hacia una Democratización Financiera de Base Tecnológica?”, en Fintech, Regtech and Legaltech: Fundamentos y Desafíos Regulatorios, W. Bijkerk, A. Gurrea, R. Palomo and N. Remolina (eds.), 2019

(Director)

Fernando Zunzunegui

(Autores)

Werner Bijkerk

Matilde Cuena Casas

Eugenio Ribón

José Luis Rodríguez

Francisco Sola

Alberto J. Tapia Hermida

Fernando Zunzunegui

Escribir Su propia reseña
Estás revisando:Regulación financiera y fintech
Su valoración